Reto estilismo 1 - DESTACADA - look1

ELEGANTE SENCILLEZ

Reto estilismo 1 - look 1

¿La prenda elegida?
Un vestido de punto trabajado, manga larga y corte evasé.

Reto estilismo 1- look1

look 1

ESTÁS AQUÍ

Reto estilismo 1- look2

look 2

Reto estilismo 1- look3

look 3

descúbrelo

05/12/2019

Reto estilismo 1- look4

look 4

descúbrelo

06/12/2019

Una vez elegida la prenda estrella (nuestro vestido de punto, en este caso) la vía más rápida para no complicarnos mucho la vida es: Elegir todos los elementos adicionales en un único color. El negro siempre va a ser nuestro mejor aliado en esta época.

Reto estilismo 1- look1- Nieve

¿La primera opción?

Ésa que nunca falla: la sencillez. Para este primer look la clave ha sido potenciar la esencia femenina de la prenda de una manera sutil pero infalible.

¿Cómo?

Añadiendo:

  • Un lady bag mini. En este caso, no es tan importante el tamaño del bolso como su forma. Un bolso de asa corta aporta ese toque de “coquetería” extra que aviva la elegancia de la prenda.

  • Unas botas de tacón negras. Elige aquellas que, pese a añadir unos centímetros de altura, te aporten comodidad. El calzado está hecho para andar, antes que para admirar. Funcionalidad y estética como dúo inquebrantable e infalible.

  • Un delicado pañuelo negro largo, que enmarque el vestido en un delicado contraste. Lúcelo como quieras: al cuello como bufanda, sobre los hombros, a modo de chal…

  • Una bonita boina o gorro que nos proteja del frío y nos sirva para enriquecer el look. ¡Las hay para todos los gustos!

  • ¡Sin olvidarnos de las medias! Usémoslas para acentuar el contraste rosa/negro. En los días más fríos, apuesta por las que son más gruesas o térmicas (opacas).

Una vez elegida la prenda estrella (nuestro vestido de punto, en este caso) la vía más rápida para no complicarnos mucho la vida es: Elegir todos los elementos adicionales en un único color. El negro siempre va a ser nuestro mejor aliado en esta época.

Reto estilismo 1- look1- Nieve

¿La primera opción?

Ésa que nunca falla: la sencillez. Para este primer look la clave ha sido potenciar la esencia femenina de la prenda de una manera sutil pero infalible.

¿Cómo?

Añadiendo:

  • Un lady bag mini. En este caso, no es tan importante el tamaño del bolso como su forma. Un bolso de asa corta aporta ese toque de “coquetería” extra que aviva la elegancia de la prenda.

  • Unas botas de tacón negras. Elige aquellas que, pese a añadir unos centímetros de altura, te aporten comodidad. El calzado está hecho para andar, antes que para admirar. Funcionalidad y estética como dúo inquebrantable e infalible.

  • Un delicado pañuelo negro largo, que enmarque el vestido en un delicado contraste. Lúcelo como quieras: al cuello como bufanda, sobre los hombros, a modo de chal…

  • Una bonita boina o gorro que nos proteja del frío y nos sirva para enriquecer el look. ¡Las hay para todos los gustos!

  • ¡Sin olvidarnos de las medias! Usémoslas para acentuar el contraste rosa/negro. En los días más fríos, apuesta por las que son más gruesas o térmicas (opacas).

¿Cuáles han sido los elementos diferenciadores?

  1. El print de “pata de gallo” en bolso y zapatos. Una vez elegidos los colores a combinar, podemos agregar algún estampado que mantenga esa gama cromática. Este estampado elegido no solo es tendencia, sino que constituye una apuesta segura. Atrévete a combinar varios tamaños del mismo (como es el caso) o bien elígelo solo para uno de los complementos. Tú decides “el riesgo” que asumes.

  2. Los detalles (menos impactantes a simple vista) de asas doradas del bolsito y tacón transparente de la bota. Estos rasgos son los que marcan la diferencia porque hablan de nuestros gustos y preferencias. No es una bota negra, es tu bota negra, al igual que el bolso. El propuesto es solo mi sugerencia, encuentra la tuya.

TRUCO

Juega con el estampado, añadiéndolo donde tú quieras o, si lo prefieres, prescinde de él. La única “regla” a seguir es la de evitar la sobrecarga.

Si optas, por ejemplo, por agregar unas medias con estampado, elige un bolso liso. Prueba, juega y busca tu acierto.

¿Cuáles han sido los elementos diferenciadores?

  1. El print de “pata de gallo” en bolso y zapatos. Una vez elegidos los colores a combinar, podemos agregar algún estampado que mantenga esa gama cromática. Este estampado elegido no solo es tendencia, sino que constituye una apuesta segura. Atrévete a combinar varios tamaños del mismo (como es el caso) o bien elígelo solo para uno de los complementos. Tú decides “el riesgo” que asumes.

  2. Los detalles (menos impactantes a simple vista) de asas doradas del bolsito y tacón transparente de la bota. Estos rasgos son los que marcan la diferencia porque hablan de nuestros gustos y preferencias. No es una bota negra, es tu bota negra, al igual que el bolso. El propuesto es solo mi sugerencia, encuentra la tuya.

TRUCO

Juega con el estampado, añadiéndolo donde tú quieras o, si lo prefieres, prescinde de él. La única “regla” a seguir es la de evitar la sobrecarga.

Si optas, por ejemplo, por agregar unas medias con estampado, elige un bolso liso. Prueba, juega y busca tu acierto.

TIPS EXTRA
  • Nada mejor para levantar un vestido en un tono suave que unos labios rojos. Decide tú la intensidad y el brillo del mismo, pero no te olvides de resaltar tu luz al marcarlos.

  • Luce tu boina con una melena suelta. Ésta resulta muy socorrida para esos días que tenemos el pelo más rebelde, pero también es perfecta para presumir de unas ondas ligeramente marcadas. Cualquier excusa es buena para incorporarla.

  • Para combatir las bajas temperaturas basta con agregar un buen abrigo en negro o cualquier otra tonalidad neutra, como gris o beige. Si eliges uno estampado o llamativo, apuesta por una mayor discreción en los complementos. Ante la duda: la sencillez.

¿Lista para desplegar tu armario?

TIPS EXTRA
  • Nada mejor para levantar un vestido en un tono suave que unos labios rojos. Decide tú la intensidad y el brillo del mismo, pero no te olvides de resaltar tu luz al marcarlos.

  • Luce tu boina con una melena suelta. Ésta resulta muy socorrida para esos días que tenemos el pelo más rebelde, pero también es perfecta para presumir de unas ondas ligeramente marcadas. Cualquier excusa es buena para incorporarla.

  • Para combatir las bajas temperaturas basta con agregar un buen abrigo en negro o cualquier otra tonalidad neutra, como gris o beige. Si eliges uno estampado o llamativo, apuesta por una mayor discreción en los complementos. Ante la duda: la sencillez.

¿Lista para desplegar tu armario?